Baño de agua caliente

Un baño de agua caliente nos relaja después de un día cargado. Mas allá de ser un momento agradable, sus beneficios para la salud son reales. En Onérique promovemos el sentirse bien como fuente de belleza, y no podíamos dejar de contar un poco más acerca de este momento de intimidad privilegiado.

El agua caliente dilata el músculo cardiaco, aumenta el flujo sanguíneo en el cuerpo, mejora la oxigenación, y a la vez disminuye la presión arterial. Es excelente para aliviar las tensiones en los músculos y articulaciones. Los mejores resultados se logran con agua caliente (pero sin quemarse).

Un baño caliente también estimula la producción de ciertas hormonas, como las endorfinas o la serotonina. La serotonina es la hormona de la felicidad: es esencial para regular el humor, el deseo íntimo, el apetito, pero también favorece la memoria y el aprendizaje. Las endorfinas, como, por ejemplo, la dopamina, detoxifican el organismo, refuerzan el sistema inmunitario y favorecen el positivismo. Son un antiestrés natural, nuestro cuerpo las produce cuando hacemos ejercicio, pero también relajándose en la bañera.  

Más sorprendente aún: un baño caliente de 1 hora quema tantas calorías como 30 minutos de caminata sostenida, así que podemos abusar de sus beneficios…

Finalmente, el baño es un momento infalible para el cuidado de la piel. Antes de hundirse en la bañera es recomendable limpiarse la cara y desmaquillarse (recomendamos hacerlo con un agua micelar). El baño limpiará eficientemente el exceso de sebo y quitará las impurezas en todo el cuerpo. El agua caliente permite abrir los poros y eliminar las toxinas. Es el momento ideal para disfrutar de un ritual purificante. Luego del baño, la piel estará idealmente preparada para recibir un sérum, una crema hidratante o una crema de noche.

Hacemos una mención especial de consumo responsable. Una bañera contiene entre 150 y 200 litros de agua. No es necesario llenarla al máximo para disfrutar; ahorrar un poco de agua no disminuirá el confort y le hará bien al planeta! En este orden de idea, es bueno saber que una ducha consume entre 15 y 20 litros de agua por minuto. Por lo tanto, un baño puede resultar en un uso del agua más eficiente para relajarse que una ducha prolongada. Vivamos mejor, pero con conciencia.

"Puede que lo que hacemos no traiga siempre la felicidad, pero si no hacemos nada, no habrá felicidad." 

Albert Camus