Cranberries: calificado de “super fruta”, es un arándano conocido por su alta concentración en antioxidantes. Sus finas semillas aportan una acción exfoliante que libera la piel de células muertas e impurezas.

Zeolitas: el suave calor proporcionado por este mineral de origen volcánico mejora la acción exfoliante.

Aceite de semillas de uvas: las cualidades nutritivas y protectoras de este activo se deben a su riqueza natural en antioxidantes y ácidos grasos.